Reclamaciones

Como hacer tu reclamación de daños por el huracán María. Parte 1.

Las Fotos:

Han pasado siete meses desde el paso del huracán María por Puerto Rico y todavía me encuentro haciendo turnos de cuatro y cinco horas en una aseguradora para obtener el estatus de las reclamaciones de mis clientes.  Todavía no hay manera de contactar el departamento de reclamaciones de una aseguradora por teléfono, y todavía es prácticamente imposible comunicarse por correo electrónico con un ajustador, en fin, el proceso de comunicación entre los asegurados y los aseguradores es limitado, interrumpido, frustrante y en muchas ocasiones insatisfactorio.

A la fecha de este blog, he logrado resolver aproximadamente la mitad de las reclamaciones que he sometido junto a mis clientes.  De las que nos han pagado, tengo que admitir que hemos obtenido un ajuste satisfactorio.  Hay unas cosas que hicimos, que nos obtuvieron buenos resultados al momento de ajustar la reclamación, y es de esto que quiero hablarles hoy: Como hacer tu reclamación de daños por el huracán María.

No importa si ya sometiste tu reclamación para aprovecharte de este blog, siempre puedes someter documentación adicional, o hacer cambios a lo que ya hayas sometido, y si todavía no has sometido tu reclamación, aún no es tarde.

Lo primero que debemos entender del proceso de reclamaciones es que la única manera en que la aseguradora puede ver los daños que ha sufrido tu propiedad es mediante fotos.  Por lo tanto, tomar muchas y buenas fotos de la propiedad afectada es muy importante.  Aquí una lista de tips sobre las fotos:

  1. Toma muchas, muchas, muchas y muchas fotos.  Nunca hay demasiadas fotos.  Toma fotos de cerca, de lejos, y de diferentes ángulos.  Toma fotos de cada propiedad por separado.  Evita que salgan personas en las fotos.  Asegurate que las fotos estén enfocadas, y se vean claras.  Y muy importante que en la foto se vea el daño: si es algo que se rompió, que en la foto se vea la rotura; si es algo mojado, que en la foto se vea la marca de agua.  Para fotos de una rotura pequeña o que a lo lejos no se vea clara, debes tomas fotos a diferentes distancias, acercándote hasta que solo se vea la rotura claramente.

    Ejemplo de fotos de una perforación en el tratamiento impermeable de techo.  En la primera foto no se puede ver la perforación o rotura pero se puede ver en que parte del techo se encuentra; en la segunda y tercera foto creamos el efecto de acercamiento para que en la última foto se vea la perforación claramente y que es sin duda del área que indicamos.

  2. Para resolver el asunto de enviar muchas fotos a la aseguradora sin tener que gastar varios cartuchos de tinta y varias resmas de papel, o sin tener que enviar correos electrónicos demasiado grandes, yo recomiendo que subas todas las fotos a un servicio de almacenaje en la nube tales como: OneDrive, Google Drive o Dropbox.  Estos servicios son gratis y funcionan desde tu computadora, tablet o teléfono celular.  Puedes subir todas las fotos que hayas tomado, y compartir con el ajustador el expediente de la nube.  El compartir el expediente o folder es sencillo y lo haces por correo electrónico o desde la misma aplicación mediante enlace o link.  De esta manera el ajustador podrá ver y descargar todas las fotos.
  3. Si la propiedad afectada no muestra rastros del daño en las fotos, debes pedir a un experto que certifique que la propiedad está dañada y que el daño pudo haber sido causado por los efectos directos o indirectos del huracán.  Por ejemplo: el aire acondicionado dejó de funcionar luego que se reestableciera el servicio de energía eléctrica tras el paso del huracán, a simple vista el aire acondicionado se ve bien, porque el daño es interno, no va a salir en una foto, en este caso es necesario que un especialista en refrigeración verifique la unidad y por escrito indique el costo de reparación o que la misma no tiene reparación.
  4. Es posible que un inspector contratado por la aseguradora haya visitado tu propiedad o negocio y haya tomado fotos.  No confíes en que dichas fotos lleguen a la aseguradora, es posible que el inspector las pierda o se le confundan con fotos de otro asegurado.  Recuerda que tu eres quien mejor conoce tu propiedad y quien tiene el mayor interés en que el ajuste sea favorable y justo.  He tenido casos en los que yo he enviado fotos directamente al ajustador, y a la aseguradora, y cuando estoy negociando el ajuste, las fotos no aparecen en ninguna parte, y tengo que enviarlas de nuevo en el momento.  Si esto te ha pasado, no te molestes, la aseguradora y los empleados están sobrecargados de trabajo; en vez de molestarte, ve preparado y ten todos los documentos de la reclamación listos para compartir al instante, ya sea teniendo copia de todos los documentos y fotos de tu reclamo, o teniendo todos los documentos y fotos almacenados en la nube.

Vivimos en una era en la que llevamos una cámara de fotografías en nuestra persona a todas partes y en todo momento, nuestro teléfono celular es tan parte de nosotros como lo es la ropa que llevamos puesta, utiliza la cámara del celular para hacer tu reclamación de la misma manera que la utilizas en una fiesta de cumpleaños, que tomas veinte fotos de la misma pose de la familia, tu sabes… por si acaso.  En mi próximo blog les hablaré de los estimados y como presentar los documentos y fotos para asegurar que te paguen todos los daños de una manera justa y razonable.